La Fundación Más Vida viaja a República Dominicana para conocer los proyectos que ha desarrollado

Teresa Abadía, coordinadora de Fundación Más Vida cuenta su experiencia durante el viaje que, en el marco de los proyectos ejecutados por la Fundación, realizó hace unos meses a la República Dominicana.

No es la primera vez que visito este país, pero cada vez que voy parece la primera. El contacto directo con los proyectos y con los beneficiarios es algo que te llega muy a dentro.

La carretera que separa el aeropuerto del centro de la ciudad va recorriendo la costa, playas caribeñas, arena blanca, complejos hoteleros de lujo… es casi imposible imaginar que estás entrando en una de las ciudades con más pobreza de América Latina. Cuando te acercas a la periferia, al Barrio de Los Guaricanos, todo cambia. Una pobreza desoladora, familias enteras que viven en 20 metros cuadrados, en casas hechas de metal, sin servicios higiénicos, ni agua potable y donde la mayor parte de los niños están solos por la calle expuestos a todos tipo de peligros: drogas, redes de explotación sexual etc.

He pasado allí una semana que me ha parecido un día por el trabajo tan intenso que hemos realizado. He conocido a muchísimos beneficiarios de nuestros proyectos y he podido ver cómo el formar parte de ellos ha cambiado sus vidas.

Gracias a los proyectos pueden acudir a nuestro centro de salud del barrio y recibir asistencia médica continuada en los casos necesarios de controles a domicilio para su seguimiento.

Los niños pueden recibir una educación de calidad en nuestro centro educativo además de una alimentación sana y equilibrada. Gracias al proyecto de estimulación temprana, nada más nacer los niños y sus madres acuden a estas terapias donde se les hace un seguimiento detallado de su evolución y se les ayuda a saber qué tienen que hacer en cada momento con su educación. Son múltiples los casos de mujeres que me han contado lo importante que es para ellas este proyecto y lo apoyadas que se sienten a la hora de criar a sus hijos. He conocido familias que, tremendamente orgullosas, me han enseñado su casa rehabilitada donde, gracias a nuestro proyecto de rehabilitación de viviendas, viven en condiciones adecuadas de higiene y espacio.

También he conocido y he escuchado las historias de varias chicas que, gracias a su paso por la academia de belleza, hoy tienen su propio negocio de peluquería con el que pueden mantener a su familia.

Son innumerables las historias que me traigo y que me transmiten la enorme importancia que tiene todo lo que allí estamos haciendo gracias al apoyo de todos nuestros socios.

He regresado a España con unos sentimientos encontrados. Soy consciente de que nos queda muchísimo por hacer y de que hay mucha gente que nos necesita, pero también estoy muy satisfecha y orgullosa de todo lo que se ha conseguido hasta ahora y convencida de que nuestro trabajo, junto a la ayuda de nuestros socios, está dando unos óptimos resultados.

Detrás de los números alcanzados, los objetivos que nos hemos fijado y la actividad que sacamos adelante hay caras, hay historias y hay nombres que permanecerán en mi corazón para siempre. Ahora los conozco y sé que cuentan con nosotros. A otros llegaremos a conocerlos, gracias a la ayuda de nuestros socios que, por pequeña que sea, no solo constituye la diferencia sino que crea lazos duraderos y les da la oportunidad de desarrollarse como personas y disfrutar de sus derechos fundamentales.

Imagen cedida por Teresa Abadía

www.fundacionmasvida.org

Teléfono 976239044

Autor: adeces asociacion
Tags